Los más leídos de esta sección
http://www.latiendadelespia.es/tienda/product_info.php?cPath=65&products_id=314&osCsid=mcbgu8csot5nld15r19t4e62o4
Cómo evitar que nos graben una conversación

Discretos, pequeños, fáciles de manejar y, sobre todo, muy funcionales. Así son los inhibidores de grabaciones, un material muy útil que no puede faltar en ninguna…

Zona Dual
Un Pen Drive espía que graba hasta 80 horas de sonido ambiente

Camuflado en un simple y cotidiano Pen Drive, se trata en realidad de un objeto capaz de grabar el sonido ambiente de una habitación, durante 80 horas seguidas, gracias a un micrófono…

AndyRob
Los métodos más simples y baratos para espiar en casa

¿Qué ciudadano normal no ha reflexionado alguna vez sobre lo útil que sería disponer de material de espionaje para obtener información de difícil acceso? En…

greg_hero
Un kit profesional diseñado para revelar huellas dactilares

Muchas investigaciones, casos y misiones se han cerrado gracias a la identificación dactilar de ladrones, maltratadores, narcotraficantes e incluso asesinos. Una labor para la cual,…

¿Deben regresar ya las tropas españolas que se encuentran en Afganistán?
68%
No
32%
Los clásicos del espionaje se reciclan

Cómo escuchar a través de una pared y sin micrófonos

Por Francisco Felipe Guzmán, 09 de abril de 2011

Hay ocasiones en que las nuevas tecnologías, desarrolladas y empleadas con el objetivo único de obtener información de forma discreta y sin que nadie se dé cuenta, no pueden instalarse en un recinto determinado por la existencia, por poner algún ejemplo práctico, de inhibidores de micrófonos, señales de móviles o detectores de cámaras ocultas. Es en estos casos cuando un viejo material del espía como era el amplificador de sonido de paredes se recicla a sí mismo y entra de nuevo en escena.

Se trata de un material bastante discreto y práctico formado por un amplificador de sonido, unos cascos y un cable que se puede conectar a un puerto USB. Así de sencillo es este equipamiento que se utiliza para escuchar a través de paredes, de un grosor normal y que es de gran utilidad cuando el resto de herramientas fallan.

El amplificador de sonido de paredes funciona de forma similar a un estetoscopio o un fonendoscopio, herramientas que todavía utilizan los médicos del siglo XXI, en hospitales y centros de salud de todo el mundo.

Una de las ventajas con las que cuenta este artículo del espía es que no puede ser detectado por ningún tipo de captador de señales diseñados para inhibir micrófonos, cámaras ocultas o señales de telefonía móvil que se pueden infiltrar en una habitación cerrada, tal y como ya hemos comentado en varias ocasiones en esta sección de El Reservado.

El modo de uso del amplificador de sonidos es de lo más sencillo, sólo hay que colocar el receptor de audio pegado a una pared y escuchar, a través de unos cascos, la conversación que se esté produciendo al otro lado de dicho muro.

Existen dos modelos de amplificador de sonidos, uno más “básico” y otro mucho más profesional. El primer tipo, es el que se ha comentado aquí: un equipo bastante “escaso” en el que viene integrado un amplificador que puede “traspasar” paredes de grosor medio, unos cascos “normales”, un cargador y un cable mini USB estándar.

Sin embargo, existe otro modelo mucho más completo y profesional que se caracteriza por llevar integrado un súper amplificador de paredes capaz de realizar escuchas, a través de paredes de hasta 50 centímetros de ancho, y sin importar –no en todos los casos– el material del que esté fabricada la pared.

La diferencia entre estos dos modelos, aparte de la potencia de sus amplificadores, es su precio. Un coste “asequible” para aquellos que se encuentren en la necesidad de adquirir la gama baja de este producto y que ronda los 100 euros; y algo menos si se deciden  por comprar el “hermano mayor” de este objeto y que básicamente duplica su precio de venta al público.

Las herramientas empleadas por aficionados, investigadores privados, cuerpos de seguridad del Estado y espías, mejoran día a día y se convierten en aparatos de última tecnología que desempeñan una serie de misiones determinadas. Sin embargo, todavía hay sitio para “viejas glorias” de este mundillo que se reciclan a sí mismas para convertirse en materiales del siglo XXI.

0 Comentarios
Debe estar registrado para poder comentar