Los más leídos de esta sección
wave-rider
Lo que diferencia al CNI de la Policía

La mayor parte del trabajo que realiza el CNI es coincidente con el que diariamente llevan a cabo la Policía y la Guardia Civil. Pero el secreto de sus actuaciones y sus resultados reside…

historic.brussels
CNI: ¿Te acostarías con tu hermana?

El serial sobre la forma en que el CNI recluta a sus agentes ha despertado una gran polvareda. Muchos lo consideran un exceso, otros creen que es intolerable, algunos lo ven como normal y una gran…

LuisCarlos Díaz
El informe del CNI sobre Letizia Ortiz

El libro está hecho por y para la exclusiva, lo cual me parece bien. Todo el mundo tiene derecho a conseguir éxito y dinero. Pero escribir sobre la Princesa de Asturias historias viejas…

José Luis Filpo Cabana
Acabar con las novatadas en la universidad como lo hizo el Ejército

Jóvenes universitarios accedieron a poner sus rostros delante de las cámaras de televisión. Les habían acusado de llevar a cabo novatadas denigrantes contra algunos de sus…

¿Deben regresar ya las tropas españolas que se encuentran en Afganistán?
68%
No
32%
El buzón ciego · El periodista de investigación desata la polémica en Venezuela, Israel, Colombia...

“El palestino” Antonio Salas no es del Mossad

Por Fernando Rueda, 30 de mayo de 2010

Conocí a Antonio Salas hace quince años. Bueno, en realidad a quien conocí fue a un periodista de investigación valiente, lanzado y decidido a llevar su trabajo hasta sus últimos extremos. Con facilidad para hacer fuentes donde quiera que se lo propusiera, su carácter abierto le facilitó llevar a cabo trabajos tan memorables como la infiltración en los Skin o en el mercado del tráfico de mujeres. Pero los retos no habían acabado.

Hace seis años emprendió el más difícil todavía. Quería contar cómo eran los grupos terroristas islamistas por dentro y la única forma de hacerlo era desde dentro. Hace años los jueces descubrieron que la mejor manera para acabar con las mafias de cualquier tipo era disponer de “arrepentidos”, personas que estuvieran dentro y llegaran a un acuerdo para delatar a sus socios a cambio de favores. Un sistema similar, pero más arriesgado, es el que siempre ha seguido este valiente periodista de investigación. Con la única arma de su cámara oculta, vive cada minuto del día con los malos y prueba con las imágenes lo que hacen y dicen.

Previamente a la infiltración, tuvo que prepararse: aprendió árabe, se circuncidó, se creó un sólido pasado -a prueba de investigaciones- y simuló convertirse al islam. Poco a poco, pacientemente, fue entrando en el ambiente buscando los amigos necesarios, entre los que estuvo Carlos, el terrorista preso en Francia que fue considerado el más peligroso del mundo. Engañarle es algo que muy pocos han hecho.

Hizbulá, Hamás, las FARC...

En los seis años que duró la infiltración, compartió su vida con los líderes de la resistencia palestina, con integristas islámicos y hasta con etarras que se encontró en Venezuela, la tierra en la que supuestamente había nacido. Se integró en la facción venezolana de Hizbulá, donde conoció a otros terroristas de grupos como Hamas o las FARC.

Esta semana ha salido a la venta el resultado de ese arduo trabajo. Con la imagen oculta y la voz distorsionada, el pasado martes Antonio Salas ofreció una rueda de prensa por Internet en la que miles de personas pudieron conocer de primera mano sus opiniones sobre el libro que Temas de Hoy ha publicado en España, pero que no tardará mucho tiempo en aparecer en otros países.

La transmisión de la rueda de prensa ofreció unos datos sorprendentes. Tras España los países que más la siguieron fueron Israel, Venezuela y Colombia, los más interesados en los resultados de la investigación.

Es obvio que desvelar la presencia de grupos terroristas en su territorio no ha gustado al presidente Hugo Chávez, algunos de cuyos acólitos ya han lanzado el rumor de que Antonio Salas trabaja para el Mossad, el servicio secreto judío. Algo que evidentemente es falso y supone la típica defensa del culpable frente al periodismo de investigación: intentar desacreditar al periodista para quitar validez a su trabajo. Pero en este caso lo tienen difícil: la cámara oculta de Antonio Salas ha grabado cada detalle de su infiltración y no hay prueba más categórica que esa.

Sin duda, la comunidad palestina y la árabe en general deben estar agradecidas por este libro, pues ellos son los más perjudicados por el terrorismo yihadista. Lo dice mi amigo Antonio Salas y lo ratifico yo.

Contenidos relacionados

Seriales · Antonio Salas Dónde se esconden los etarras refugiados en Venezuela

Antonio Salas responde a esta y otras preguntas a través de un video realizado con…


Espías · Noticias Antonio Salas destapa en Antena 3 al etarra Cubillas

El presunto etarra Cubillas que trabaja como empleado público para el gobierno de…


Espías · Noticias “Yo debí organizar el asesinato de Carrero”

El terrorista Illich Ramírez, conocido como “Carlos” o “El…

1 Comentarios
Antipatro
11 de Julio de 2010 a las 12:19
Hola!! Quisiera senalar un error del articulo que se suele cometer con frecuencia, no aqui, pero si en general:

"Antonio Salas trabaja para el Mossad, el servicio secreto judío"

Es el servicio secreto israeli, no servicio secreto judio.

Por lo demas, magnifica web que es la primera vez que la visito, aunque si que habia escuchado de ella en LRV.

Un abrazo para el equipo!
Debe estar registrado para poder comentar