Los más leídos de esta sección
ecuagirls, lillo
Cuando las chicas bajan la mirada

Tras el éxito de su primer artículo sobre la seducción femenina, el experto Javier Lillo sigue profundizando en esos misterios. El significado de la mirada, los movimientos de…

CNI
Así es el agente secreto idóneo

El Departamento de Recursos Humanos del CNI tiene muy claro el tipo de personalidad que deben tener los nuevos contratados. El Reservado cuenta cuáles son esas características que hacen…

unknow
Así actúan las mujeres cuando quieren seducir

He recibido varios correos y consultas solicitando información sobre claves a la hora de interpretar las señales relacionadas con la seducción. Con este artículo, cedo a…

Ziko
Cómo ocultar información a ojos ajenos

Desde tiempos pretéritos el ser humano ha tenido la necesidad de preservar los factores de la seguridad de la información, especialmente confidencialidad, integridad y autenticidad de…

¿Deben regresar ya las tropas españolas que se encuentran en Afganistán?
68%
No
32%
Nuevos datos tras la detención de diez rusos por la Administración Obama

Rusia y China espían a Estados Unidos

Por Gustavo Díaz, 01 de julio de 2010

Sólo cinco días después de que Barack Obama recibiera en la Casa Blanca al Presidente ruso, Dimitri Medvedev, los Estados Unidos detuvieron a diez personas por servir supuestamente al gobierno de Rusia en Estados Unidos de forma ilegal. Es decir, sin conocimiento ni permiso del fiscal general de los Estados Unidos. En concreto, ocho de los diez detenidos han sido acusados de realizar operaciones encubiertas en relación con la inteligencia rusa. Es llamativo encontrar entre los detenidos a una peruana, o un uruguayo entre otros. Todos acusados de conspiración.

Junto con los cargos relacionados con espionaje, nueve de los diez detenidos afrontan cargos por lavado de dinero, que curiosamente frente a los cinco años de cárcel con los que se castiga el delito de conspiración, está penado con hasta veinte años de prisión.

Entre los detenidos, se encuentra una periodista, firme defensora en sus artículos de los líderes populistas latinoamericanos, en especial Hugo Chávez. Sin embargo, esta no es la primera vez que en los últimos años salen a la luz casos de espionaje de gobiernos extranjeros en Estados Unidos. En concreto, en febrero de 2008 Dongfan 'Greg' Chung un antiguo ingeniero de Boeing fue acusado junto a G. William Bergersen, analista del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, de conspiración por revelar información sobre la defensa nacional a un gobierno extranjero y de conspiración por revelar información de defensa a personas inapropiadas.

China posee el tercer sistema de inteligencia más grande del mundo (después de Estados Unidos y Rusia). No es de extrañar ya que China tenga sólo en Estados Unidos 7 misiones diplomáticas permanentes, todas provistas de personal de inteligencia. Es más, el FBI cree que hay unas 3.500 “compañías tapadera” chinas en Estados Unidos que pueden estar relacionadas con cuestiones de  espionaje a favor de la República Popular China (RPCh).
Sea como fuere, lo que si que está comprobado es que el Ministerio de Seguridad Estatal (MSE) de la RPCh, al igual que otros muchos servicios de inteligencia a lo largo del mundo, a menudo “recluta” a viajeros chinos, especialmente gente de negocios, científicos y académicos para recopilar información o comprar tecnología mientras están en los Estados Unidos.

España tampoco ha sido ajena a este tipo de situaciones y recientemente, el 25 de enero de 2010 la Audiencia de Madrid celebró el primer juicio por traición a un antiguo oficial de la inteligencia española acusado de vender secretos a Rusia.

Las claras conclusiones de este tipo de noticias

La misión principal de cualquier servicio de inteligencia es proveer al gobierno de turno del conocimiento básico que le ayude en el proceso de toma de decisiones. De igual modo, deben de ser capaces de detectar posibles crisis, peligros y en general sorpresas estratégicas. Los servicios de inteligencia, por tanto, tienen que ser capaces de alertar a los encargados de tomar decisiones de las características y cambios que se producen en las distintas cuestiones con las que estos tienen que tratar.

Así, si bien es cierto que en el comienzo de este siglo XXI estamos asistiendo a una autentica revolución en la esfera internacional y en los riesgos y amenazas que la configuran, lo que ha supuesto una dispersión de los centros de decisión a nivel mundial y una creciente multiplicación de actores no estatales, con la consecuente perdida de poder de los Estados; el tradicional juego de inteligencia entre Estados es clave. Es cierto que las reglas de juego tras el final de la Guerra Fría se han modificado y que el final la lucha de bloques ha dado paso a una multiplicación de las cuestiones a las que la inteligencia tienen que responder, lo que ha supuesto un aumento en la cooperación en materias de inteligencia respecto a amenazas y riesgos comunes entre distintos Estados.

Sin embargo, no nos llevemos a engaño, la configuración del sistema internacional que opera desde 1948 sigue vigente hoy en día y la competición entre los distintos Estados está más presente que nunca y se verá incrementada en los próximos años, debido entre otras muchas cuestiones a las tensiones generadas por la crisis económica mundial.

Está claro que los Estados en último término defienden intereses propios y siguen interesados en los secretos de otros Estados y de sus progresos y aunque la monitorización de capacidades sigue siendo un elemento crucial, el énfasis recae ahora en las intenciones de los distintos actores. Así, cuando un técnico estadounidense entraba en un silo de misiles soviético tras el final de la Guerra Fría en el marco de las acciones de acercamiento y reducción de arsenales nucleares entre Rusia y Estados Unidos afirmaba “la de vidas que se han perdido por ver lo que yo ahora estoy viendo”. Por tanto, no nos llevemos a engaño, si bien la nueva configuración de la esfera internacional obliga a los Estados a cooperar, la competición entre estos seguirá estando grabada a fuego en su propia naturaleza.

Contenidos relacionados

Espías · Noticias La CIA y la KGB desclasifican secretos

Aunque somos conscientes de que en inteligencia la protección de los…

2 Comentarios
Gustavo Díaz
02 de Julio de 2010 a las 22:17
Un ciudadano de cualquier país, con representación diplomática en Estados Unidos puede servir a su Estado de origen en suelo de Estados Unidos presentando credenciales en el marco del trabajo de su embajada. En las embajadas es muy normal que haya personal de los servicios de inteligencia, la CIA tiene personal acreditado en España y supongo que nosotros tendremos en otros países.
Por otro lado, es muy probable los supuestos espías cumplan la pena que se les imponga. Es el precio a pagar. Se me viene a la cabeza algún caso de Eli Cohen un oficial de inteligencia israelí capturado en Siria que llegó a ser ahorcado en una plaza de Damasco al ser acusado de espionaje.
Gustavo Díaz Matey.09
eumesmo
02 de Julio de 2010 a las 16:40
Podría en artículos futuros explicar como se puede servir a países extranjeros dentro de E.E.U.U. legalmente:"forma ilegal. Es decir, sin conocimiento ni permiso del fiscal general de los Estados Unidos" y ¿Cual será el futuro de estos presuntos espías si son condenados, habrá canjes con otros en su misma situación en Rusia o tendrán que cumplir su condena?
Debe estar registrado para poder comentar